viernes, 4 de enero de 2013

Las mascotas tendrán que aprender a conducir

NOTICIA

La propuesta planteada por el Ayuntamiento de Zaragoza que permitía subir con mascotas en el transporte público finalmente no saldrá a la luz. La idea, que iba un paso más haya de la permisión de perros lazarillo, trajo consigo una gran polémica. El hecho de no matizar, generalizar y no poner límites a quién podía subir a su mascota dio como resultado un debate con dos bandos: aquellos ciudadanos que rechazaban la idea de viajar junto a un animal que les incomodase el trayecto; y los dueños, a los que se les estaría facilitando la movilidad. Las protestas de los primeros no se hicieron esperar y lograron acallar el apoyo de los segundos, poniendo al Consistorio en una situación delicada.



A las quejas se ha sumado la empresa encargada del autobús urbano de la capital aragonesa, Tuzsa, presentando un escrito con sus inquietudes acerca de la medida, la cual consideraban peligrosa e incómoda para sus pasajeros.
El Ayuntamiento finalmente ha rectificado, y ya está preparando una ordenanza más restrictiva que la planteada en un principio. De esta manera, en el autobús público sólo podrán entrar animales de pequeño tamaño y únicamente metidos en un transportín.
Por su parte, el tranvía también permitirá la entrada de un animal de mayor tamaño por persona. Eso sí, en el último vagón.
A pesar del intento que hubiera supuesto compartir autobús o  tranvía con un animal, éstos tendrán que aprender a conducir si quieren moverse cómodamente por su ciudad.
Definitivamente parece ser que en Zaragoza no seremos pioneros en una ocurrencia tan original y polémica, como innecesaria. 

Texto: Nacho Enjuto Sahún


No hay comentarios:

Publicar un comentario